Domingo, 19 de Setiembre de 2010. 22:43hs.

Los ductos que llevaban gas a Chile ahora lo traerán al país

Los indecibles rumbos de la política energética parecen dar crédito a quienes ven a la Argentina, desde afuera, como un país donde lo posible es imposible y lo imposible es posible. En Aguaray una usina autorizada a entrar al sistema en 2008 está parada, mientras la zona sufre apagones.

A+  A  A- | Imprimir | Enviar | |

En Aguaray una usina autorizada a entrar al sistema en 2008 está parada, mientras la zona sufre apagones.De qué otro modo puede explicarse que el horizonte de sus reservas de gas sea hoy de menos de 8 años cuando apenas una década atrás era de 32 años. Cómo se entiende si no que la Argentina, que hasta ayer exportaba gas en el Mercosur, esté apurando hoy acuerdos para importar desde Chile y Uruguay el estratégico recurso energético que escasea en sus usinas, industrias y hogares.

Cómo se explica, de paso, que el presupuesto nacional de 2011 venga con otro cargo que afrontarán usuarios de todo el país para construir un gasoducto que bajará desde Bolivia, con 27 millones de metros cúbicos diarios, a tres veces el valor que se paga por el gas en los pozos de Salta, Neuquén, Santa Cruz o Mendoza.

En el norte salteño

Desde una mirada más cotidiana, vecinos, empresarios y productores del departamento San Martín, que vienen sufriendo problemas de tensión y cortes eléctricos casi a diario, se preguntan por qué una moderna central térmica, inaugurada hace un año en Aguaray, sigue sin poder encender sus máquinas generadoras, pese a que fue autorizada a ingresar al sistema interconectado nacional desde agosto de 2008 con hasta 40 megavatios (MW).

En General Mosconi, donde el pasado miércoles 15 se batió un récord con tres apagones en un mismo día, muchas de las Pymes que dependen de los servicios hidrocarburíferos contratados por las petroleras sienten, con su personal desocupado, la falta de exploración de nuevos campos. También notan la ausencia de inversiones indispensables para ampliar las reservas en los grandes yacimientos gasíferos de la zona.

Entre las pocas excepciones, en cuanto a pozos de desarrollo, están la actual perforación del Macueta 1006 y el proyectado Macueta 1004 en Acambuco, el bloque que opera Pan American Energy en Aguaray. También se ejecutan algunos trabajos en Ramos, el declinante yacimiento que opera Pluspetrol en Coronel Cornejo (Mosconi), y se espera la perforación de un pozo que anunció la empresa Tecpetrol a partir de octubre en Campo Durán.

Por lo demás, los proyectos de exploración que aparecen en carpeta se corresponden casi exclusivamente con áreas libres (no concesionadas) que la Provincia adjudicó a través de diferentes licitaciones en los últimos cuatro años.

El reino del revés

En 1999, dos grandes gasoductos binacionales -NorAndino y Atacama- se lanzaron junto a la central TermoAndes (Cobos) a la conquista de un mercado gasífero y energético insatisfecho en el norte de Chile. Con inversiones por 1.500 millones de dólares, los tres emprendimientos fueron esperados con grandes expectativas en la región de Antofagasta, pero las centrales térmicas, industrias y hogares atados a su suerte no tardaron en lamentarse de tal dependencia energética.

TermoAndes chocó con tempranas restricciones en el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING) chileno y sin poder colocar allí más que un tercio de su capacidad de generación instalada en Cobos, a 48 kilómetros al este de la ciudad de Salta, terminó reenfocando su proyecto exportador hacia el mercado argentino.

Ahora asoma un giro impensado, también, para los grandes ductos binacionales que llevaban gas desde Salta al norte chileno, y que hoy se ven ociosos frente a los incumplimientos contractuales en que recayó la Argentina, ante la imposibilidad de abastecer su propio mercado y de poder derivar “ni una sola molécula” del gas importado desde Bolivia hacia Chile, ante una condición fijada en esos términos por el gobierno de Evo Morales.

Al otro lado de la cordillera, los desaciertos de la política energética argentina se padecieron tanto o más que de este lado de los Andes, pero los sectores público y privado tomaron nota del inestable escenario y resolvieron cortar por lo sano con la inmanejable dependencia gasífera. Y ahora, con gas natural en versión licuada (GNL), Chile marcará las condiciones. A la par, los gobiernos argentino y uruguayo acaban de sellar otro acuerdo por una planta de GNL en Montevideo, desde donde se abastecerá a los dos mercados.

Fuente: Diario El Tribuno

Comentarios

Fecha: 22/12/2014

Edición Nro: 2420

© 2014. Portal de noticias producido por Troka S.R.L.

Director: Federico Andrés Storniolo

Registro de DNDA: En Trámite

Comunicate:  Formulario de contacto

Leguizamón 1820 - 4400 - Salta Capital
Teléfono: +54 (0387) 4310854
E-mail: info@informatesalta.com.ar

  Facebook |   Twitter |   RSS

On-line desde el 7 de Mayo de 2008.