Sábado, 30 de Octubre de 2010. 11:09hs.

La muerte de un luchador

El miércoles 27, recién llegado a París en funciones de Gobierno, recibí como un mazazo en el alma la noticia de la muerte del doctor Néstor Kirchner. Mientras organizaba mi inmediato regreso a nuestro país en virtud de tan dolorosa circunstancia, los recuerdos se amontonaban en mi cabeza como fotos de dos vidas: la suya y la mía.

A+  A  A- | Imprimir | Enviar | |

Siendo Diputado Nacional tuve el honor de acompañar su gobierno en la lucha parlamentaria, defendiendo, discutiendo y proponiendo leyes que ayudaron a salir al país de una profundísima crisis.

El entonces Presidente Kirchner estaba en todo. Persuadía, convocaba, motivaba e impulsaba a sus legisladores. Las vueltas de la política han hecho que muchos de ellos sean hoy oposición, pero seguramente el recuerdo sea el mismo para todos los que allí estuvimos.

Al ser elegido gobernador fui convocado a la Casa de Gobierno. Fue una situación especial: yo no había sido el candidato bendecido por él. Entre bromas me brindó un apoyo sincero y me animó a ser un Gobernador sin condicionamientos. Y así fue.

Con Néstor no había medias tintas. Se hablaba de frente. Se discutía de frente. Se andaba sin vueltas.

Los argentinos solemos acordarnos de lo bueno sólo en los momentos malos. No fue mi caso. Y por eso siempre mantuve total sinceridad con él tanto en el acuerdo como en el desacuerdo. Ni él ni yo evitamos decir lo que sentíamos o pensábamos. Y logramos una buena relación.

Jamás me subí al club de sus detractores y menos aún al de los obsecuentes. Él también había sido gobernador y conocía las necesidades de las provincias. Y conocía también, profundamente, a cada provincia.

Vaya mi respeto a un militante. Vaya mi reconocimiento a un defensor acérrimo de los derechos humanos. Vaya mi admiración a quien, con coraje y capacidad, nos arrancó de la crisis.

A la señora Presidente mi más sentido pésame y todo el respaldo de este Gobernador y el pueblo salteño. A sus hijos, decirles que pueden sentir orgullo de su apellido y que los acompaño en su dolor.

Ha muerto un ex Presidente. Ha muerto un Diputado Nacional. Ha muerto el Presidente del Partido Justicialista y también de la UNASUR. Pero sobre todo, ha muerto un luchador inclaudicable que, sin duda, acaba de entrar en la historia grande de nuestra democracia.

Respetar el duelo por la pérdida de un líder que sostuvo un importante espacio político trasciende las ideologías y garantiza la eternidad de las instituciones.

Fuente: Diario El Tribuno

Comentarios

Fecha: 23/11/2014

Edición Nro: 2391

© 2014. Portal de noticias producido por Troka S.R.L.

Director: Federico Andrés Storniolo

Registro de DNDA: En Trámite

Comunicate:  Formulario de contacto

Leguizamón 1820 - 4400 - Salta Capital
Teléfono: +54 (0387) 4310854
E-mail: info@informatesalta.com.ar

  Facebook |   Twitter |   RSS

On-line desde el 7 de Mayo de 2008.